,

Navidad, ¿paz y amor o estrés y consumismo?

Navidad

Las fiestas de Navidad ya están aquí.  Para muchos es un tiempo de festejos y alegría, para reunirse con seres queridos y disfrutar. Mientras que otros, que no son pocos, se sienten más estresados, con ansiedad, tristeza o, incluso, depresión. Leer más

,

De qué te puede servir ver tu vida desde otra perspectiva

perspectiva

Ver desde otra perspectiva ha sido a lo largo de la historia, la base de todos los inventos, teorías y paradigmas científicos, nuevas terapias en la medicina… En todos esos casos, al tener en cuenta algo que hasta ese momento no se había planteado, el hombre fue modificando su curso de acción hasta desarrollar los avances de los que disfrutamos hoy en día. Leer más

,

Aprende a protegerte de los comentarios desagradables

comentarios desagradables

A lo largo del día oímos todo tipo de comentarios, positivos, alentadores, esperanzadores y también de los otros, dañinos, descalificadores…los llamados comentarios desagradables.

A muchos nos enseñaron que hacer oídos sordos a los comentarios desagradables es ser amable, educado y resulta útil para evitarnos problemas. De modo que no estamos acostumbrados a poner en claro las cosas sobre la marcha. Leer más

Tú eliges: la discusión que une o la batalla que separa

discusión

Una discusión podría empezar así.

Estás reunido con un grupo de personas, pasándolo bien y hablando de todo un poco relajadamente. De pronto alguien introduce un tema problemático y, antes de que te des cuenta, todos o unos cuantos, están discutiendo y terminan enfadados. Leer más

Aceptar a los demás tal como son puede evitarte muchos problemas

aceptar a los demás

Aceptar a los demás tal como son no siempre resulta fácil.

Esperamos que las personas muestren nuestro mismo grado de compromiso, sinceridad, desinterés, hasta que piensen o actúen como nosotros y nos sentimos mal cuando vemos que no es así. Esto puede ser el origen de muchos de nuestros problemas y a menudo, también de grandes decepciones. Leer más

Asertividad: ¿Por qué dices sí cuando quieres decir no?

asertividad

Todos los días nos enfrentamos a situaciones en las que se pone a prueba nuestra capacidad de comunicarnos con eficiencia. Actuar con asertividad implica expresarte de un modo adecuado y no agresivo cuando quieras:

  • Decir no
  • Impedir que los demás se aprovechen de ti
  • Rechazar una petición injusta
  • Negarte a hacer algo incluso aunque no tengas ninguna excusa para ello Leer más

Cómo mejorar la comunicación con tu pareja

comunicación

La incapacidad o falta de ganas para escuchar es la causa principal de una comunicación deficiente. El hecho de que el diálogo desaparezca da lugar a la aparición de la inseguridad y del resentimiento. Y créeme, en algún momento todos podemos ser insoportables para alguien. ¿Qué pasa cuando ese alguien es nuestra pareja? Leer más

El poder de las palabras

palabras

Las palabras son mucho más que simples sonidos que llegan a nuestros oídos y, cobran sentido, cuando representan una imagen. Tienen la capacidad de tranquilizar, transmitir paz o tormento, con ellas se pueden componer canciones, transmitir alegría, hacer reír, salvar una vida o mantener una férrea discusión.

No consideremos el acto de hablar como algo dirigido solamente a los demás, lo que digamos le afecta al otro, sin duda, pero ¡cuidado! Leer más

,

¿HOLA?, ME QUIERO COMUNICAR

barreras-comunicacionLa comunicación es uno de los actos que más realizamos a diario. Constantemente estamos relacionándonos, intercambiando opiniones, ideas, decidiendo acciones para con nosotros mismos o con los demás, y a esto último me quiero referir hoy.

A lo largo de la historia, el ser humano, siempre intentó mejorar la forma de  comunicarse. Hace 3.500 años los fenicios desarrollaron 22 signos de carácter alfabético que representaban sonidos en forma gráfica generando así un alfabeto sencillo. Cinco siglos después, los griegos incorporaron las vocales actuales dando lugar al primer alfabeto que se escribe de izquierda a derecha.

Desde aquella época de nuestra historia a los actuales WhatsApps  la comunicación siempre ha sido un tema importante, difícil e invisible a los ojos, porque si bien el mensaje a transmitir parece lo fundamental, influyen otros factores  físicos y emocionales que debemos tener en cuenta.

Los magos dicen que cuando quieren esconder algo lo dejan a la vista de todos, ya que lo obvio, muchas veces no se ve. En el proceso de la comunicación pasa algo parecido, la forma de expresarnos, los gestos, la postura que adoptemos, en definitiva, la información no verbal y nuestras expectativas cambian mi relación con el otro. Esto es el efecto Pigmalión conocido en el ámbito educativo, laboral y social.  Hay numerosos experimentos y artículos publicados sobre este poderoso efecto, que se puede resumir diciendo que las expectativas y creencias  que tienen los demás respecto a nosotros, y viceversa, modifica lo que trasmitimos.

El mensaje más profundo, más inteligente, el consejo o la crítica más sincera, carecen de sentido si no son comprendidos por el receptor que nos escucha. Generalmente pensamos que el otro tiene que entender y adaptarse a algo tan obvio como lo que le estoy diciendo. La reacción más común, si no entiende mi mensaje, es repetir lo mismo en un tono más alto como si la otra persona tuviera problemas de audición cuando en realidad, el problema es mío ya que no me adapto a su patrón de entendimiento.

Cada uno ve la realidad según su estado emocional. Podemos planificar una reunión con otra persona, una entrevista o una venta, minuciosamente, con todo detalle poniendo en funcionamiento nuestro cerebro izquierdo, pero al final, el que va a dirigir, es el derecho con su nivel emocional.

Todas las comunicaciones nos generan una emoción, que va a estar influenciada por varios factores, por ejemplo, la forma de expresarnos. Te doy un ejemplo, si quedamos en un horario y llegas tarde a la cita, qué sentirías si te dijera: ¡Has llegado tarde! con un tono autoritario, generado por mi estado emocional de enfado, y, cómo te sentirías si te preguntara con un tono comprensivo: ¿Es que te ha ocurrido algo?. Nuestro diálogo y comunicación comenzarían de una forma diferente ¿no te parece?. Muchas veces es más importante cómo decimos las cosas que el contenido de lo que decimos.

Es sumamente necesario mejorar y desarrollar nuestra inteligencia emocional  para poder tener una buena relación con las personas de nuestro entorno laboral, familiar y social.

Si yo digo lo que quiero sin importarme la forma, y tú escuchas lo que crees escuchar sin captar el mensaje, difícilmente podamos entendernos. Adaptemos nuestro mapa mental a lo que estamos viviendo ya que todos somos diferentes en la forma de ver y entender el mundo.

Tu acción hace el futuro.

“Las palabras amables pueden ser cortas y fáciles de decir, pero sus ecos son realmente infinitos”.

Madre Teresa.