Cambiar para dejar de luchar con los kilos

cambiar

Si eres alguien preocupado por tu peso, tal vez sientas que algo debes cambiar. Quizás hayas hecho alguna dieta, has evitado el pan y las patatas o le has dado una oportunidad a la dieta del pomelo o a alguna otra moda. Tal vez incluso, hayas perdido peso, solo para recuperarlo en unos cuantos meses.

Tú sabes que algo anda mal y sientes que no controlas tu propio cuerpo, pero ¿por dónde empezar?

El sentido común nos dice que tenemos que comer menos calorías que las que gastamos. Visto así, no parece complicado. Sin embargo, las estadísticas dicen que en España el 40% de la población tiene sobrepeso y el 21.6% padece de obesidad. Algo estaremos haciendo mal para que de cada 10 personas 6 pesen más de lo conveniente.

La solución no viene de la mano de las dietas

Las dietas estrictas con muy pocas calorías, las que quitan algún grupo de alimentos o las que reemplazan la comida por preparados, solo por nombrar algunas, no son sostenibles en el tiempo. Esto favorece su abandono con la consiguiente sensación de frustración y decepción por parte de sus seguidores.

Sería bueno entender, de una vez por todas, que el objetivo que conviene establecer no es el de bajar de peso sino realizar cambios en el modo de vida para bajar de peso.

Cambiar para dejar de luchar con los kilos

Porque no nos engañemos, los kilos que tienes de más, salvo contadas excepciones, son el resultado de hábitos que vienes manteniendo desde hace años. A veces, te da tanto miedo no poder bajarlos  que ni siquiera lo intentas. Piensas que eres así, que ya no puedes cambiar.

Que es cosa de genética, que tus padres, hermanos, tíos, todos tienen problemas con el peso.

No crees que sea posible combinar una vida social activa con tu anhelo de bajar kilos.

Vives como si estuvieras en piloto automático y reaccionas ante las diversas situaciones del día a día casi sin pensar.

Te acostumbras a comer sin prestar atención y afrontando tus emociones usando la comida como chivo expiatorio. Sin siquiera darte cuenta, estos comportamientos te alejan de quien realmente quieres ser: una persona viviendo en un cuerpo cómodo y sano.

Es bueno que sepas que tienes la capacidad para cambiar las creencias, los pensamientos, las emociones y acciones que entorpecen tu camino hacia la vida que quieres. Tu cerebro tiene esta increíble capacidad de cambio, puede crecer y cambiar en respuesta a tus experiencias de vida, y al igual que tu cuerpo, tu cerebro mejora en lo que tú le pides que haga.

Las creencias sobre la posibilidad que tienes para cambiar son fundamentales: pueden levantar o bajar la barrera hacia el cambio que pretendes.

Eso sí. Cambiar requiere de energía, paciencia, voluntad y compromiso personal, pero es posible.

En muchas ocasiones, tendrás que salir de tu zona de confort lo que te generará dudas y miedos. Es entonces cuando entra en juego tu motivación, tu “para qué” quieres ser esa persona más delgada con mayor sensación de bienestar y confianza en sí misma.

Hay quienes pueden cambiar solos y otros, que son mayoría, necesitan ayuda.

Para ellos estamos organizando una serie de encuentros GRATUITOS en los que analizaremos los obstáculos que se interponen en el camino hacia un peso saludable: creencias, emociones, entornos tóxicos, falta de motivación, ansiedad…y cómo aprender a superarlos.

El tipo de vida que vivirás mañana comienza con tu mente del hoy.

-Joe Batten-

¿Te darías la oportunidad? Síguenos por Facebook que seguiremos dando más detalles.

Tu acción hace el futuro

 

 

 

 

4 comentarios
  1. Mabe
    Mabe Dice:

    Gracias Alberto! ! Si algún día volves a Buenos Aires me encantaría verte ! NO le doy bolilla al face pero te voy a seguir porque necesito cambiar !!!! Muchísimas gracias un abrazo !!

    Responder
    • Dr. Alberto Lafarga
      Dr. Alberto Lafarga Dice:

      Agradezco tus palabras Mabel. Y entre tanto yo no viaje para allí aprovechemos la tecnología para estar en contacto. ¡Gracias por participar!

      Responder
    • Dr. Alberto Lafarga
      Dr. Alberto Lafarga Dice:

      Gracias por tus palabras Mabel. Me alegra saber que desde aquí puedo ayudarte a creer más en ti misma.
      ¡Ánimo en todo y un fuerte abrazo!.

      Responder

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *