El lado negativo de la perseverancia

perseverancia

La perseverancia es un valor que me inculcaron desde pequeño.

Durante años la consideré una fuente de inspiración: luchar incansablemente por lo que queremos y creemos parecía ser el seguro de viaje que garantizaba el éxito.

Con algunos años más encima tengo ahora una opinión diferente.

El lado negativo de la perseverancia

No dudo que la perseverancia sea un valor que caracterice a la gente que marca hitos. La historia está repleta de casos así. Por ejemplo, y entre muchos otros:

  • Thomas Edison probó más de 6000 sustancias antes de encontrar la que finalmente resultó útil para crear el filamento de la bombilla eléctrica.
  • Abraham Lincoln perdió 6 elecciones y fracasó en dos negocios antes de convertirse en uno de los presidentes más famosos de Estados Unidos.
  • Hellen Keller se quedó sorda, muda y ciega con poco más de un año de edad. A pesar de este tremendo obstáculo, no solo logró aprender a comunicarse con los demás, sino que fue la primera persona sordomuda en conseguir un título universitario.

Perseverar, no obstante, puede tener también un lado negativo cuando no conduce a ningún resultado.

Me refiero a la gran cantidad de veces que nos cegamos ante lo que creemos que es lo mejor y luchamos contra viento y marea para lograrlo, sin ver ni analizar otras posibilidades.

Sorteamos los obstáculos que se presentan creyendo y afirmándonos que ESO es lo que de verdad deseamos, y  a veces, hasta consideramos que es la fuente de nuestra felicidad sin ver, o mejor dicho, sin querer ver, el abanico de opciones que podríamos abrir en el camino.

Por luchar por lo que creemos que es mejor, nos olvidamos de lo que puede darnos más satisfacción

No estoy poniendo en duda la importancia de tener objetivos, de diseñar un plan de vida y luchar por los sueños en los que creemos, pero siempre atentos a otras alternativas que también pueden ofrecer aquello que buscamos. Eso ha hecho una gran cantidad de personas que durante los últimos años, algunos forzados por la situación económica y otros no, decidieron “reinventarse” en sus trabajos buscando generar un cambio a medio y largo plazo.

La vida siempre nos sorprende con otras opciones y ser necios o inflexibles puede ser un impedimento para explorarlas. Al decir esto, estoy pensando en:

#1.  Los jóvenes que persisten estudiando carreras que no les aportan satisfacción.

#2. Quienes se aferran a una persona creyendo que es la  idónea para compartir su vida, a pesar de que los conflictos, las agresiones directas o indirectas, la indiferencia o el desprecio son la norma de cada día.

Por creer en la frase “Persevera y triunfarás” se niegan a ver otras posibilidades.

¿Conoces casos así?

Lucha por lo que quieres, pero nunca creas que es tu única alternativa

¿Qué opinas?

Tu acción hace el futuro

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *