Mindfulness para atender al momento presente

mindfulness

El día se te pasa volando. Vives de un lado para el otro, haciendo varias tareas a la vez con la sensación de no saber dónde tienes puesta la cabeza. A simple vista ser una persona «multitarea»  puede parecer una virtud, sin embargo es lo contrario al mindfulness.

¿Has aparcado el coche hace un momento y no recuerdas si lo has cerrado con llave? ¿Entras a una habitación para coger algo y te olvidas qué era? ¿Has estado hablando con alguien y no recuerdas con detalle qué te ha dicho?.

Si te ves reflejado en este tipo de situaciones puede ser que no estés atento al momento presente, por lo que practicar Mindfulness te puede ser de utilidad. Por otro lado, además de los inconvenientes que pueden crearte tus propios olvidos y despistes el no estar presente implica una desconexión contigo mismo. ¿Lo habías pensado antes?

Las desventajas de no estar presente

Tu cabeza está a menudo en otra parte, en el futuro, en el pasado, dando vueltas a algún problema, imaginando o preocupándote por cualquier cosa y no es raro que se produzcan algunos olvidos.

Recuerda que la mente está en todas partes y en ninguna en particular. Los pensamientos vagan libremente, sin control, acuden emociones que te hacen sentir mal, centras tu atención en una cosa, al azar, luego en otra, no hay un orden establecido.

Cuando no estás en el presente te habitúas a la distracción, es como si fueras con el piloto automático, haciendo muchas cosas de manera inconsciente que te desconectan de lo que haces y de lo que sientes, de tus propias emociones.

Atender al momento presente con Mindfulness

Mindfulness no es algo nuevo. Es una técnica procedente del budismo Zen que se ha estado practicando durante más de 2.500 años y que, si bien no tiene una traducción exacta, puede entenderse como conciencia plena.

Practicar mindfulness te hace ser más consciente de todo lo que haces, dices y sientes durante el día, controlas tu mente para que no deambule sin permiso y estás más en contacto contigo mismo lo que aumenta tu sensación de bienestar emocional.

Los beneficios del mindfulness

Numerosos estudios realizados demuestran que las personas que lo practican habitualmente muestran menos signos de estrés, tienen más capacidad de manejar las situaciones complicadas y más probabilidades de evitarlas. Esto se debe a que a través del control de los pensamientos, emociones, recuerdos e imágenes mentales se toman las “riendas de la mente”.

El mindfulness te conecta con el presente, que es el único lugar donde tienes la oportunidad de ser feliz (no rumiando el pasado o soñando con el futuro). Lo que no significa que haya algo malo en soñar o preocuparse por algo, siempre y cuando, seas tú y no tu mente quien decida en qué momento hacerlo.

Lo ideal es incorporar este estado de conciencia plena en cualquier actividad que hagas ya sea mientras trabajas, conduces, hablas por teléfono, comes o mantengas una conversación con alguien. Pon toda tu atención en ello como si no hubiera nada más. Así diriges tu mente y la controlas, sin dejarla vagar al azar y viviendo el momento presente.

Al fin y al cabo, disfrutar de las experiencias positivas del día a día es una parte importante de la felicidad.

Si vives plenamente el momento presente serás más consciente de esas experiencias, las disfrutarás más y sacarás el máximo partido de cada día.

Y tú, ¿Tienes el hábito de focalizar tu atención en una cosa a la vez? o más bien ¿Tu mente se dispersa en muchos temas y tienes la sensación de estar continuamente preocupado?

Me gustaría conocer tu opinión.

Tu acción hace el futuro

 

2 comentarios
  1. Toñi
    Toñi Dice:

    En mi caso Alberto, si tengo la impresión de que no controlo las divagaciones , que mi mente salta de una cosa a otra y que no sólo me cuesta centrar mi atención sino que me aburre el momento presente…Tu artículo ha sido muy interesante pero , me podrías indicar alguna técnica concreta para evitar esto?

    Gracias, un saludo

    Responder
    • Dr. Alberto Lafarga
      Dr. Alberto Lafarga Dice:

      Es normal Toñi que la mente vaya de un tema a otro. No se tiene que luchar contar ello sino tratar de dirigir los pensamientos hacia lo que quieres focalizar en un determinado momento.
      Por otra parte, si te aburre el momento presente, es posible que no encuentres motivación en las tareas que estés realizando.
      Busca actividades distintas a las que haces habitualmente, que te diviertan, que pongan en marcha tu creatividad e imaginación y te aporten ilusión.
      ¡Ánimo y en marcha! Muchas gracias por participar.

      Responder

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *