,

Navidad, ¿paz y amor o estrés y consumismo?

Navidad

Las fiestas de Navidad ya están aquí.  Para muchos es un tiempo de festejos y alegría, para reunirse con seres queridos y disfrutar. Mientras que otros, que no son pocos, se sienten más estresados, con ansiedad, tristeza o, incluso, depresión.

Las razones que alegan son varias

 

#1. La exigencia de hacer regalos. La idea de regalar es hacer feliz o sorprender a alguien sin esperar nada a cambio. Sin embargo, la costumbre de las fiestas de Navidad, hace que muchas personas se sienten presionadas a hacer regalos aunque no les apetezca o, incluso, sin que su economía se los permita.

#2. La obligación de ser feliz. Hay quienes disfrutan de los colores dorados y plateados de los escaparates, de las luces navideñas y el compás de los villancicos. Otros, que se sientes solos, o invadidos por el recuerdo de los que ya no están, se angustian por lo que se supone que se debe sentir en estas fechas.

#3. La tradición de la reunión familiar nos obliga a pensar dónde pasaremos las fiestas. ¿Navidad con tus padres y Nochevieja con los míos? Puede suceder que nuestras relaciones familiares no sean armónicas o, simplemente, estemos aburrid@s de ver siempre las mismas caras y con las mismas historias.

#4. Las altas expectativas de tener una Navidad “perfecta”, tal como la promocionan los anuncios de televisión, crea un ideal difícil de alcanzar para la mayoría.

#5. La imposición de estar acompañados. Hay una creencia generalizada de que en Navidad no se debe estar solo. Por ello, hay quienes terminan en fiestas en las que no quieren estar, ¿quién dijo que es lo mismo estar solo que sentirse solo?

Si eres de quienes por alguno o, varios de los motivos anteriores, no lo pasas bien en estas fechas te dejo algunas sugerencias para que vivas estas fiestas con más armonía contigo mismo y puedas empezar el 2017 con más energía y claridad.

# Habla con tu familia sobre la posibilidad de jugar al amigo invisible de modo que cada uno haga UN regalo.

# Imagina por un momento que elijas lo que elijas, nadie te censuraría. ¿Con quiénes o dónde pasarías las fiestas? Si cumplir con la tradición familiar no te parece lo más apropiado, empieza a hacerte responsable de tus propias elecciones.

# No te exijas tanto a ti mism@. Después de todo no son más que 3 o 4 días.

A lo mejor, si cada uno se esfuerza por separado en estar mejor y ser más feliz, si evitamos atarnos a obligaciones que heredamos o nos inventamos y, quizás, si simplemente nos juntamos para compartir nuestras pequeñas o grandes alegrías o, para hacer esas cosas que realmente nos apasionan, entonces estas fiestas sí tendrán sentido.

 

¡Feliz Navidad a tod@s!

Tu acción hace el futuro

 

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *